Trastornos facticios

Según el DSM-IV-TR los trastornos facticios “se caracterizan por síntomas físicos o psicológicos fingidos o producidos intencionadamente, con el fin de asumir el papel de enfermo”.

Los trastornos facticios se distinguen de la simulación por el hecho de que el paciente presenta una necesidad psicológica de asumir el papel de enfermo, en cuanto no están presentes incentivos externos para tal comportamiento (como en la simulación por ejemplo para no incorporarse al servicio militar).

Un ejemplo de trastorno facticio es el síndrome de Münchhausen, un trastorno mental que se caracteriza por crear o producirse autolesiones para lograr síntomas físicos o psicológicos con conciencia de acción, para satisfacer la necesidad de ser asistido por terceras personas.


© Psise: Servicio de Psicología Clínica del Desarrollo. Unidad de Observación y Diagnóstico Funcional.