Los beneficios de leer con nuestro hijo

La familia tiene un papel protagonista como mediadora entre los niños y los libros ya desde la etapa preescolar. De hecho leer juntos desde edades muy tempranas puede resultar una experiencia lúdica y gratificante tanto para los niños como para los padres. Además, facilita el desarrollo de las competencias lectoras futuras.

Según diferentes investigaciones la lectura compartida es una de las prácticas con mayor incidencia tanto en la alfabetización temprana como en el desarrollo del rendimiento y hábitos de lectura en los niños (Landry et al., 2012). Por otro lado cabe destacar que se trata de una actividad social, en la que niño y adulto comparten una actividad, centran su atención en un mismo elemento y donde el componente afectivo de la interacción cobra especial relevancia.

Tipos de lectura compartida.

Existen distintas formas de compartir la lectura con un niño. Principalmente se puede hacer una clara distinción entre un tipo de lectura compartida tradicional y dialógica (Whitehurst et al., 1988). En la lectura tradicional el adulto lee en voz alta los textos al niño, mientras éste observa y escucha. En la lectura dialógica, en cambio, el adulto utiliza distintas técnicas para hacer la actividad de lectura más interactiva, realizando preguntas abiertas, dando feedback, ajustando, personalizando y acercando la conversación derivada del texto al nivel del niño.

Los beneficios de la lectura compartida

carton-males-1321424_1920La lectura compartida se considera un componente clave en la alfabetización temprana. La alfabetización temprana es un conjunto de competencias que se pueden desarrollar ya desde la edad preescolar, predisponiendo, motivando y favoreciendo en nuestros hijos el sucesivo aprendizaje de la lectoescritura. Además de constituir una ventaja futura para la vida escolar  (por ejemplo en el reconocimiento y escritura de letras) permite desarrollar competencias necesarias para la vida cotidiana, potenciando por ejemplo el lenguaje oral, el conocimiento de nuevas palabras y  la estructura narrativa de las comunicaciones interpersonales (Whitehurst y Lonigan, 1998; NICHD, 2005).

A nivel del lenguaje oral, diversas investigaciones demuestran que sólo el hecho de que nuestro hijo nos escuche e interactúe con nosotros -mientras le estamos leyendo un cuento breve (o comentando un tema ilustrado)- estimula y enriquece su  lenguaje oral. Aumenta su sensibilidad a los sonidos de las palabras (Stroch y Whitehurst, 2002), su vocabulario receptivo y expresivo, su comprensión de significados y sus habilidades narrativas (NICHD, 2005). Todos estas competencias se reflejarán en mejores competencias de decodificación de palabras escritas (Catts et al., 1999) y  comprensión lectora en su futuro académico (Kendeou et al., 2009).

ConocerID-100172762, reconocer y estar familiarizados con las formas y funciones del lenguaje escrito constituyen una gran ventaja cuando nuestro hijo se enfrenta por primera vez a la lectura de un texto por si mismo. Es decir que sólo el hecho de que nuestro hijo nos observe mientras le estamos leyendo un cuento breve le proporciona pistas acerca de lo que implica leer y cómo hacerlo (como por ejemplo la dirección de la escritura, el orden de los párrafos, etc.).  Además los padres pueden ejercer como ejemplo fomentando el hábito de la lectura desde edades muy temprana, convirtiéndolo en un comportamiento deseable y a imitar en un futuro próximo.


Referencias

  • Catts, H.W., Fey, M.E., Zhang, X. y Tomblin, J. (1999) Language basis of reading and reading disabilities: Evidence from longitudinal investigation. Scientific Studies of Reading, 3(4), 331-61.
  • Goikoetxea Iraola, E. y Martínez Pereña, N. (2015) Los beneficios de la lectura compartida de libros: breve revisión. Educación XXI, 18(1), 303-324.
  • Kendeou, P., Van Der Brock, O., White, M.J. y Lynch, J.S. (2009) Predicting reading comprehension in early elementary school: the independent contributions of oral language and decoding skills. Journal of Educational Psychology, 101, 765-778.
  • Landry, S.H., Smith, K.E., Swank, P.R., Zucker, T., Crawford, A.D. y Solari, E.F. (2012). The effects of a responsive parenting intervention on parent-child interactions during shared book reading. Developmental Psychology, 48, 969-986.
  • NICHD, Early Child Care Research Network (2005) Pathways to reading: The role of oral language in the transition to reading. Developmental Psychology, 41, 428-442.
  • Stroch, S.A. y Whitehurst, G.J. (2002) Oral language and code-related precursors to reading: Evidence from a longitudinal structural model. Developmental Psychology, 38, 934-947.
  • Withehurst y Lonigan (1998) Child development and emergent literacy. Child Development, 69, 848-72.
  • Whitehurst, G.J., Falco, F.L., Lonigan, C.J., Fischel, J.E., DeBaryshe, B.D., Valdez-Menchaca, M.C. y Caulfield, M.M. (1988) Accelerating language development through picture book reading. Developmental Psychology, 24, 552-559.

© Psise: Servicio de Psicología Clínica del Desarrollo. Unidad de Observación y Diagnóstico Funcional.