Dolor físico y trastornos emocionales: ¿qué relación existe entre ellos?

Tanto si se trata de dolor físico como psíquico, el dolor es un síntoma extremadamente difícil de valorar desde un punto de vista clínico, ya que se trata de una experiencia subjetiva, modulada por aspectos físicos, factores emocionales, cognitivos y psicosociales de la persona que lo padece (Masedo y Esteve, 2002; Bates, 1987).

pain-908619_640El dolor crónico se caracteriza por tener una duración prolongada en el tiempo, pudiendo llegar a extenderse durante años. Generalmente no existe un tratamiento farmacológico determinado que consiga eliminarlo completamente. A pesar de que determinados tipos de dolor crónico pueden tener una causa definida, como una lesión, infección o una enfermedad, en otros casos puede llegar a producirse sin una causa orgánica identificable.

La observación clínica ha subrayado la co-existencia frecuente del dolor crónico y de síntomas depresivos, considerando además que ambos cuadros responden a tratamientos similares, pueden influirse mutuamente y compartir mecanismos biológicos (Gallagher y Verma, 1999; Blier y Abbot, 2001).

Dolor y síntomas depresivos tienden a presentarse de forma comórbida más que de forma separada (Bair et al., 2003).

figure-1703633_640Múltiples estudios han confirmado una mayor probabilidad de desarrollar síntomas depresivos y ansiosos en los pacientes con dolor crónico (Asmundson y Katz, 1009; Bair et al., 2003; Breivik et al., 2006; Demyttenaere et al., 2007; Gureje et al., 2008; Miller y Cano, 2009; Williams et al., 2012; Ohayin y Schatzberg, 2010; Bair et al., 2008). En este sentido, los pacientes con más de una queja relacionada con dolor tienen una probabilidad de entre 3 a 5 veces mayor de desarrollar síntomas depresivos que los pacientes sin dolor (Von Korff et al., 1988).

Por otro lado, en los pacientes con un cuadro de depresión resultan frecuentes las quejas relacionadas con dolores como migrañas, dolor abdominal, dolores articulares y en el pecho (Mathew et al., 1981; Kroenke et al., 1994). En comparación con pacientes sin depresión, los síntomas depresivos pueden llegar a predecir la aparición de dolores en la parte baja de la espalda, en hombros-cuello y de tipo musculo-esquelético (Leino y Magni, 1993).

Las personas con dolor crónico (o prolongado) y sintomatología depresiva ven considerablemente reducido su bienestar, su calidad de vida y acuden más a los servicios sanitarios (Gameroff y Olfson, 2006; Ilgen et al., 2013; Olfson y Gameroff, 2007; Reid et al., 2011).

Bases neurológicas de la relación entre dolor físico y síntomas emocionales

anatomy-2027131_640Estudios con resonancia magnética funcional han hipotetizado que la relación entre dolor y síntomas depresivos podrían involucrar dos áreas cerebrales específicas: la corteza insular y la corteza prefrontal. Según estos estudios, en pacientes ansioso-depresivos, el procesamiento emocional propio de la corteza insular se encuentra desplazado hacia áreas corticales más prefrontales, normalmente relacionadas con el procesamiento del dolor (Borksook et al., 2010; Mutschler et al., 2012).

Este desplazamiento (corteza insular – corteza prefrontal) podría explicar la modificación de la percepción de la persona, tanto a nivel de la experiencia emocional como en la experiencia del dolor. Además, se considera que estos cambios pueden persistir tras la remisión de los síntomas ansioso-depresivos y verse agravados por la experiencia de dolor en sí misma (Borksook et al., 2010).

En otros estudios se ha observado también una inflamación e hiperactividad del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (HPa-axis) y una desregulación del Sistema Nervioso Autónomo (Asmudson y Katz, 2009; Campbell et al., 2003; Vreeburg et al., 2009, 2010; Penninx et al., 2013; Vogelzangs et al., 2013).

Estas investigaciones han proporcionado evidencia de la existencia de mecanismos comunes en el procesamiento emocional y del dolor y pueden contribuir al establecimiento de una explicación tanto de la comorbilidad entre trastornos físicos y emocionales como de la utilidad de algunos antidepresivos en el tratamiento del dolor crónico.

Fibromialgia y síntomas emocionales

figure-1707104_640La fibromialgia es un trastorno con una prevalencia de aproximadamente el 3% en la población española, con una presentación cuatro veces más frecuente en mujeres que en varones (Sociedad Española de Reumatología, 2000; Carmona et al., 2001).

Se trata de una patología clasificada entre las enfermedades reumatológicas en la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10) y caracterizada por la experiencia de dolor musculo-esquelético difuso, de carácter crónico y con etiología desconocida. Se diagnostica cuando existe un cuadro de dolor de al menos tres meses de evolución, con umbral de dolor disminuido en 11 de los 18 puntos anatómicos establecidos (Wolfe et al., 1990).

A pesar de que el dolor es la base del diagnóstico de la fibromialgia, en las personas que padecen esta condición suelen aparecer diferentes síntomas, entre los que se encuentran la fatiga, problemas del sueño (Wolfe et al., 1990; Moldofsky et al., 1975; Yunus et al., 1989, 1981) y trastornos emocionales (Henriksson, 2003, Eisendrath, 1995).

Los trastornos emocionales más frecuentemente asociados con la fibromialgia son la ansiedad y la depresión. Se estima que el 30% de los pacientes con fibromialgia presenta depresión en el momento en que acuden a consulta, mientras que un 60% padecerá síntomas emocionales en algún momento del curso de la enfermedad (Bennet, 2002).

La fibromialgia también se ha asociado a otros trastornos emocionales como la distimia, el trastorno por estrés postraumático, los ataques de pánico, las fobias y los trastornos del sueño (Moreno y Alonso, 2000; Gómez-Argüelles y Anciones, 2009; Merayo et al., 2007).

desperate-2040598_640Se trata de trastornos relacionados con un menor funcionamiento psicológico y de afrontamiento inadecuado, por lo que el resultado puede suponer tanto una valoración aumentada del dolor (Campbell et al., 2003; Pincus y Williams, 1999), como a su vez el mismo dolor puede agravar y cronificar el cuadro (Revuelta et al., 2010).

En la actualidad no existe acuerdo científico acerca del mecanismo que asocia trastornos emocionales (ansiedad, depresión) y la fibromialgia. A pesar de ello, se pueden destacar algunos factores específicos que también podrían influir en el cuadro:

  • frustración personal (relacionada o no con el dolor),
  • medicación, automedicación y falta de eficacia en los tratamientos,
  • retraso en el proceso diagnóstico,
  • indefensión aprendida relacionada con el desconocimiento de la causa del dolor e incertidumbre con respecto a la evolución de los síntomas,
  • dificultades laborales y en el entorno socio-familiar.

Las personas con fibromialgia tienden a presentar ansiedad elevada ante la evaluación, situaciones cotidianas, las responsabilidades y ansiedad fóbica (Pérez-Pareja et al., 2004). Además, distintas investigaciones señalan dos principales dificultades del sueño en la personas con fibromialgia: 1- fragmentación y disminución del sueño lento profundo, 2- intrusión de ondas alfa (Dauvilliers y Touchon, 2001; Harding, 1998;  Korszun, 2000; Horne y Shackell, 1991). Ambos efectos se han relacionado con el aumento de la frecuencia y la extensión temporal de los despertares nocturnos (Roizenblatt et al., 2001).

¿Cómo afrontar el dolor de una forma más adaptativa?

sad-864399_1920El estilo de afrontamiento de la persona y su percepción de los síntomas juegan un papel
de vital importancia en la adaptación a la experiencia de dolor. Cuando una persona se focaliza de forma excesiva en sus síntomas físicos, estos pueden llegar a magnificarse hasta el punto de acaparar casi todo el pensamiento de la persona.

Aceptar la cronicidad del dolor y aprender a convivir con él de la forma más adaptada posible resulta de vital importancia para el bienestar emocional y el equilibrio de la persona.

De la misma manera que los síntomas ansioso-depresiv
os tienen una influencia sobre la percepción del dolor, la utilización de estrategias de afrontamiento enfocadas en una percepción más positiva de la situación puede ayudar a la persona a disminuir el efecto del dolor en su vida cotidiana. En esta dirección, distintas investigaciones subrayan una relación entre estrategia de afrontamiento ante el dolor y el nivel de ajuste a los síntomas. Así que un afrontamiento pasivo se asocia con síntomas físicos más intensos y frecuentes, mayor nivel de estrés, más visitas médicas y síntomas emocionales (Gil et al., 1990; Jensen et al., 1992; Geisser et al. 1994).  De lo contrario, estrategias de afrontamiento más activas suponen una mayor percepción de control sobre el síntoma y una disminución en la experiencia subjetiva del dolor.

Las creencias de la persona acerca del dolor y de su propia capacidad para hacerle frente también juegan un rol relevante a la hora de afrontar el malestar físico. El tipo de creencia (negativa o positiva) puede afectar a la eficacia de las estrategias de afrontamiento empleadas por la persona (Comeche et al., 2000; Jensen et al., 2001; Turner et al., 2001).

Creencias de indefensión o incontrolabilidad de la situación pueden fomentar la percepción de mayor intensidad del dolor (Edwards et al., 1992; Nicassio et al., 1999), mientras que las creencias de poder controlarlo permite mayores niveles de adaptación a los síntomas (Arnstein et al., 1999; Coughlin et al., 2000). Es decir, las creencias de menor control sobre los síntomas se relacionan con autoafirmaciones negativas y catastrofistas, mientras que las creencias de mayor control ejercen una influencia positiva en las autoafirmaciones que hace el paciente (Camacho y Anarte, 2003).


Referencias

Arnstein, P., Caudill, M., Mandle, C.L., Norris, A. y Beasley, R. (1999). Self-efficacy as a mediator of the relationship between pain intensity, disability and depression in chronic pain patients. Pain, 80 (3), 483-491.

Asmundson, G.J. y  Katz, J. (2009) Understanding the co-occurrence of anxiety disorders and chronic pain: state-of-the-art. Depression & Anxiety, 26:888–901.

Bair, M.J., Robinson, R.L., Katon, W. y  Kroenke, K. (2003). Depression and pain comorbidity: a literature review. Archives of Internal Medecine, 163:2433–45.

Bair, M.J., Wu, J., Damush, T.M., Sutherland, J.M. y Kroenke, K. (2008). Association of depression and anxiety alone and in combination with chronic musculoskeletal pain in primary care patients. Psychosomatic Medicine, 70:890–7.

Bates, M.S. (1987). Ethnicity and pain: a bioconductual model. Social Science Medicine, 24, 47-50.

Benett, R.M. (2002). Rational management of fybromialgia. Rheumatic Disease Clinics of North-America, 28, 13-15.

Blier, P. y Abbott, F.V. (2001). Putative mechanisms of action of antidepressant drugs in affective and anxiety disorders and pain. Journal of Psychiatry and Neuroscience, 26:37–43.

Breivik, H., Collett, B., Ventafridda, V., Cohen, R. y Gallacher, D. (2006). Survey of chronic pain in Europe: prevalence, impact on daily life, and treatment. European Journal of Pain, 10:287–333.

Borsook, D., Sava, S. y Becerra, L. (2010). The pain imaging revolution: advancing pain into the 21st century. Neuroscientist, 16:171–85.

Camacho, L., Anarte, M.T. (2003). Creencias, afrontamiento y estado de ánimo deprimido en pacientes con dolor crónico. Psicothema, 15 (3), 464-470.

Campbell, L.C., Clauw, D.J. y Keefe, F.J. (2003). Persistent pain and depression: a biopsychosocial perspective. Biological Psychiatry, 54:399–409.

Carmona, L., Gabriel, R., Ballina, J. y Laffon, A. (2001). Proyecto EPISER 2000: prevalencia de enfermedades reumáticas en la población española. Revista Española de Reumatología, 28; 18-25.

Comeche, M.I., Vallejo, M.A. y Díaz, M.I. (2000). Tratamiento psicológico de la cefalea. Prediccion de la mejoria en un acercamiento activo-pasivo. Psicothema, 12 (1), 55-63.

Coughlin, A.M., Bandura, A.S., Felischer, T.D. y Guck, T.P. (2000). Multidisciplinary treatment of chronic pain patients. Its efficacy in changing patients locus of control. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation, 81 (6), 739-740.

Dauvilliers, Y., Touchon, J. (2001). Sleep in fibromyalgia: review of clinical and polysomnographic data. Neurophysiologie Clinique, 31 (1): 18-33.

Demyttenaere, K., Bruffaerts, R., Lee, S., Posada-Villa, J., Kovess, V., Angermeyer, M.C., et al. (2007). Mental disorders among persons with chronic back or neck pain: results from the World Mental Health Surveys. Pain, 129:332–42.

Edwards, L.C., Pearce, S.A., Truner-Stokes, L. y Jones, A. (1992). The Pain Beliefs Questionnaire: An investigation of beliefs in the causes and consequences of pain. Pain, 51,267-272.

Eisendrath, S.J. (1995). Psychiatric aspects of chronic pain. Neurology, 45: 26-34.

Gallagher, R.M. y Verma, S. (1999). Managing pain and comorbid depression: a public health challenge. Seminars in Clinical Neuropsychiatry, 4:203–20.

Gameroff, M.J. y Olfson, M. (2006). Major depressive disorder, somatic pain, and health care costs in an urban primary care practice. Journal of Clinical Psychiatry, 67:1232–9.

Geisser, M.E., Robinson, M.E., Henson, C.D. (1994).  The Coping Strategies Questionnaire and chronic pain adjustment: a conceptual and empirical reanalysis. The Clinical Journal of Pain, 10 (2), 98-106.

Gerrits, M. M., van Marwijk, H. W., van Oppen, P., van der Horst, H., & Penninx, B. W. (2015). Longitudinal association between pain, and depression and anxiety over four years. Journal of psychosomatic research78(1), 64-70.

Gil, K.M., Williams, D.A., Keefe, F.J., Beckham, J.C. (1990). The relationship of negative thoughts to pain and psychological distress. Behavior Therapy, 21, 349-362.

Gómez-Argüelles, J.M. y Anciones B. (2009). Prevalencia de síntomas neurológicos asociados a la fibromialgia. Revista de la Sociedad Española de Dolor, 16:222–9.

Gureje, O., Von Korff, M., Kola, L., Demyttenaere, K., He, Y., Posada-Villa, J., et al. (2008). The relation between multiple pains and mental disorders: results from the World Mental Health Surveys. Pain, 135:82–91.

Harding, S.M. (1998). Sleep in fibromyalgia patients: subjective and objective findings. The American Journal of the Medical Science, 315 (6): 367-76.

Henriksson, K.G. (2003). Fibromyalgia from syndrome to disease. Overview of pathogenetic mechanisms. Journal of Rehabilitation Medicine, (Supl. 41): 89-94.

Horne, J.A. y Shackell, B.S. (1991). Alpha-like EEG activity in non-REM sleep and the fibromyalgia (fibrositis) syndrome. Electroencephalography & Clinical Neurophysiology, 79(4): 271-6.

Ilgen, M.A., Kleinberg, F., Ignacio, R.V., Bohnert, A.S., Valenstein, M., McCarthy, J.F., et al. (2013). Noncancer pain conditions and risk of suicide. JAMA Psychiatry, 70:692–7.

Jaminson, R. y Virts, K. (1990). The influence of family support on chronic pain. Behavior Research and Therapy, 28, 283-287.

Jensen. M.P., Triner, J.A. y Romano, J.M. (2001). Changes in beliefs, catastrophizing and coping are associated with improvement in multidisciplinary pain treatment. Journal of Consulting and Clinicial Psychology, 69, 655-662.

Jensen, M.P., Turner, J.A., Romano, J.M. (1992). Chronic pain coping measures: Individual versus composite scores. Pain, 51 (3), 273-280.

Korszun, A. (2000). Sleep and circadian rhythm disorders in Fibromyalgia. Current Rheumatology Reports, 2 (2): 124-30.

Kroenke, K., Spitzer, R.L., Williams, J.B., Linzer, M., Hahn, S.R., de Gruy, F.V., et al. (1994). Physical symptoms in primary care, predictors of psychiatric disorders and functional impairment. Archives of Family Medicine, 3: 774–9.

Leino, P. y  Magni, G. (1993). Depressive and distress symptoms as predictors of lowback pain, neck-shoulder pain, and other musculoskeletal morbidity: a 10-yearfollow-up of metal industry employees. Pain, 53:89–94.

Li, J. X. (2015). Pain and depression comorbidity: A preclinical perspective. Behavioural brain research276, 92-98.

Máñez, I., Fenollosa, P., Martínez-Azucena, A. y Salazar, A. (2005). Calidad del sueño, dolor y depresión en fibromialgia. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 12: 491-500.

Masedo, A.I. y Esteve, M.R. (2002). La naturaleza afectiva del dolor crónico. Psicothema, 14 (3), 511-515.

Mathew, R.J., Weinman, M.L. y Mirabi, M. (1981). Physical symptoms of depression. British Journal of Psychiatry, 139:293–6.

Merayo Alonso L.A., Cano García F.J., Rodríguez Franco, L., Ariza Ariza, R. y Navarro Sarabia, F. (2007). Un acercamiento bibliométrico a la investigación en fibromialgia.Reumatología Clínica, 3: 55–62

Miller, L.R. y  Cano, A. (2009). Comorbid chronic pain and depression: who is at risk? Journal of Pain, 10: 619–27.

Moldofsky, H., Scarisbrick, P., England, R., Smythe, H. (1975). Musculosketal symptoms and non-REM sleep disturbance in patients with  fibrositis syndrome  and healthy subjects.Psychosomatic Medicine, 37 (4): 341-51.

Moreno Gallego I. y Montaño Alonso, A. (2000). Aspectos psicológicos y psiquiátricos de la fibromialgia. Revista Española de Reumatología, 27: 436–41.

Mutschler, I., Ball, T., Wankerl, J. y Strigo, I.A. (2012). Pain and emotion in the insular cortex: evidence for functional reorganization in major depression. Neuroscience Letters, 520:204–9.

Nicassio, P.M., Shuman, C., Radojevic, V. y Weisman, M.H. (1999). Helplessness as a mediator of health status in fibromyalfia. Cognitive Therapy and Research, 23, 181-196.

Ohayon, M.M. y Schatzberg, A.F. (2010) Chronic pain and major depressive disorder in the general population. Journal of Psychiatric Research, 44:454–61.

Olfson, M. y Gameroff, M.J. (2007). Generalized anxiety disorder, somatic pain and health care costs. General Hospital Psychiatry, 29:310–6.

Pérez-Pareja, J., Borrás,C., Palmer,A., Sesé, A. ,Molina, F. y Gonzalvo, J. (2004). Fibromialgia y emociones negativas.Psicothema, 16: 415–20.

Pincus, T. y Williams, A. (1999). Models and measurements of depression in chronic pain. Journal of Psychosomatic Research, 47:211–9.

Reid, K.J., Harker, J., Bala, M.M., Truyers, C., Kellen, E., Bekkering, G.E., et al. (2011). Epidemiology of chronic non-cancer pain in Europe: narrative review of prevalence, pain treatment and pain impact. Current Medical Research and Opinion, 27:449–62.

Revuelta, E., Segura, E., Tevar, J.P. (2010). Depresión, ansiedad y fibromialgia. Revista de la Sociedad Española del Dolor, 17 (7): 326-332.

Roizenblatt, S., Moldofsky, H., Benedito-Silva, A.A. y Tufik S. (2001). Alpha sleep characteristics in fibromyalgia.

Arthritis & Rheumathology, 44 (1): 222-30.

Sociedad Española de Reumatología (2000). Proyecto EPISER: Prevalencia de enfermedades reumáticas en la población española.

Turner, J.A., Dwoeking, S.F., Manel, L., Huggins,, K.H. y Truelove, E.L. (2001). The role of beliefs, catastrophizing and coping in the functioning of patients with temporomandibular disorders. Pain, 92, 41-51.

Von Korff, M., Dworkin, S.F., Le Resche, L. y Kruger, A. (1988). An epidemiologic comparison of pain complaints. Pain, 32:173–83.

Vreeburg, S.A., Hoogendijk, W.J., van Pelt, J., Derijk, R.H., Verhagen, J.C., van Dyck, R., et al. (2009) Major depressive disorder and hypothalamic–pituitary–adrenal axis activity: results from a large cohort study. Archives of General Psychiatry, 66: 617–26.

Vreeburg, S.A., Zitman, F.G., van Pelt, J., Derijk, R.H., Verhagen, J.C., van Dyck, R., et al. (2010) Salivary cortisol levels in persons with and without different anxiety disorders.Psychosomatic Medecine, 72: 340–7.

Williams, L.J., Pasco, J.A., Jacka, F.N., Dodd, S. y Berk, M. (2012) Pain and the relationship with mood and anxiety disorders and psychological symptoms. Journal of Psychosomatic Research, 72: 452–6.

Wolfe, F., Smythe, H.A., Yunus, M.B., Bennett, R.M., Bombardier, C., Goldenberg, D.L., et al. (1990). The American College of Rheumatology 1990 Criteria for the Classification of Fibromyalgia. Report of the Multicenter Criteria Committee. Arthritis & Rheumathology, 33 (2): 160-72.

Yunus, M.B., Masi, A.T., Aldag, J.C. (1989). A controlled study of primary fibromyalgia syndrome: clinical features and association with other functional syndromes. Journal of Rheumathology Supplement, 19: 62-71.

Yunus, M., Masi, A.T., Calabro, J.J., Miller, K.A., Feigenbaum, S.L. (1981). Primary fibromyalgia (fibrositis): clinical study of 50 patients with matched normal controls. Seminars in  Arthritis & Rheumatism, 11 (1): 151-71.


© Psise: Servicio de Psicología Clínica del Desarrollo. Unidad de Observación y Diagnóstico Funcional.