Trastorno de personalidad narcisista

El caso

A Carlos no le preocupa en absoluto la posibilidad de ser criticado por los demás: se hace notar por su alto tono de voz, exagerando a menudo sus logros y capacidades ante sus amigos y compañeros de trabajo. Carece de empatía en general, es arrogante, soberbio, explota a los demás en su beneficio y cree que los demás le envidian. Estas características de Carlos hacen pensar que puede presentar un Trastorno Narcisista de Personalidad (TPN).

Clasificación DSM IV & CIE 10

El Trastorno Narcisista de Personalidad (DSM IV) se caracteriza por un patrón general de grandiosidad (en la imaginación o en el comportamiento), una necesidad de admiración excesiva y una falta de empatía que comienza al principio de la edad adulta en diferentes contextos, con 5 o más síntomas:

  1. Presenta un sentido grandioso de autoimportancia.
  2. Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.
  3. Cree que es “especial” y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas que son especiales o de alto status.
  4. Exige una admiración excesiva.
  5. Es muy pretencioso (tiene expectativas exageradas).
  6. Es interpersonalmente explotador.
  7. Carece de empatía.
  8. Frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
  9. Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbias.

model-395574_1920Según la Clasificación Internacional de los Trastornos Mentales y del Comportamiento (CIE-10), para diagnosticar un Trastorno Específico de la Personalidad (F60) se necesita detectar un trastorno grave del carácter y del comportamiento del individuo, al que se acompañan alteraciones personales y sociales considerables. Según el CIE-10 los trastornos de la personalidad tienden a presentarse en la infancia y adolescencia y a persistir durante la edad adulta. Para diagnosticar un Trastorno Específico de la Personalidad (F60) se requiere la presencia de una alteración de la personalidad no directamente atribuible a una lesión o enfermedad cerebral importante o a otros trastornos psiquiátricos, que reúna las siguientes pautas:

  1. Actitudes y comportamientos que carecen de armonía, que afectan por lo general a varios aspectos de la personalidad; por ejemplo a la afectividad, a la excitabilidad, al control de los impulsos, a las formas de percibir y de pensar y al estilo de relacionarse con los demás.
  2. La forma de comportamiento anormal es duradera, de larga evolución y no se limita a episodios concretos de enfermedad mental.
  3. La forma de comportamiento anormal es generalizada y claramente desadaptativa para un conjunto amplio de situaciones individuales y sociales.
  4. Las manifestaciones anteriores aparecen siempre durante la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez.
  5. El trastorno conlleva un considerable malestar personal aunque éste puede también aparecer sólo en etapas avanzadas de su evolución.
  6. El trastorno se acompaña, por lo general aunque no siempre, de un deterioro significativo del rendimiento profesional y social.

 F60.8 Otros trastornos específicos de la personalidad. Se incluyen aquí los trastornos de la personalidad que no satisfacen ninguna de las pautas de los tipos específicos (F60.0-F60.7). La Personalidad narcisista. La Personalidad excéntrica. La Personalidad inestable. La Personalidad inmadura. La Personalidad pasivo-agresiva. La Personalidad psiconeurótica. El Trastorno narcisista de la personalidad. El Trastorno excéntrico de la personalidad. El Trastorno inestable de la personalidad. El Trastorno inmaduro de la personalidad. El Trastorno pasivo-agresivo de la personalidad. El Trastorno psiconeurótico de la personalidad.

Más información

La persona que sufre este trastorno expresa la necesidad constante de alimentar sus fantasías de grandiosidad y su autoestima a través de actitudes y comportamientos a menudo exagerados. Es intolerante a la crítica y tiende a reaccionar con ira, o enmascarando la vergüenza y la humillación con una actitud fría. También puede llegar a ser violento como consecuencia de una herida narcisista.

pretty-woman-635258_1920Por un lado Kernberg (1970, 1974, 1998) propone un trastorno narcisista de tipo envidioso y codicioso, en el que la persona requiere la atención y la aprobación constante de los demás. Por otro lado Kouth (1971, 1977, 1984) describe un trastorno narcisista más caracterizado por vulnerabilidad y fragmentación del Ego. Rosenfeld (1987) distingue entre el narcisista con “piel dura” y el narcisista con “piel fina”. Wink (1991) distingue entre “narcisismo manifiesto” (grupo Grandiosidad-Exhibicionismo, caracterizado por ser exhibicionista, extrovertido, confiado en sí mismo, agresivo) y “narcisismo encubierto” (grupo Vulnerabilidad-Sensibilidad, más introvertido, a la defensiva, ansioso y vulnerable). Gabbard (2002) resume estos dos aspectos del Trastorno Narcisista de Personalidad situándolos a lo largo de un continuo entre dos extremos: el polo del “narcisista inconsciente” y el polo del ” narcisista hipervigilante”.

 Las dos polaridades de Personalidad Narcisista según Gabbard (2002): El narcisista inconsciente vs. El narcisista hipervigilante

 I. El narcisista inconsciente

  •     No es consciente de las reacciones de los demás.
  •     Es arrogante y agresivo.
  •     Se centra en sí mismo.
  •     Necesita ser el centro de atención.
  •     “Transmite” pero “no recibe”.
  •     Es aparentemente impermeable a la idea de ser herido por los demás.

II. El narcisista hipervigilante

  •     Es muy sensible a las reacciones de los demás.
  •     Se inhibe, es tímido o incluso desaparece.
  •     Dirige la atención a los demás más que a sí mismo.
  •     Evita ser el centro de atención.
  •     Escucha a los demás con cuidado para resaltar la falta de respeto o crítica.
  •     Se siente herido con facilidad; experimenta con facilidad sentimientos de vergüenza o humillación.

 Características diferenciales del Trastorno de Personalidad Narcisista respecto a Trastorno Límite de Personalidad

 Mientras en el Trastorno de Personalidad Narcisista estaría presente un “sí mismo grandioso” y la incapacidad de aceptar la dependencia, en el Trastorno Límite de Personalidad el concepto de “sí mismo” sería más estable, con tendencia a establecer relaciones de dependencia (anaclitismo). Según Rinsley (1980, 1989), mientras que la persona con Trastorno Límite de Personalidad habría sufrido, durante la niñez, un paro en ambas fases del proceso de separación-individuación (acercamiento y separación), el paciente narcisista habría sufrido una disociación entre la fase de acercamiento (que se ha podido desarrollar) y la fase de separación, que se ha quedado bloqueada.